En busca de la Felicidad

En busca de la Felicidad.

Sí, es el título de una película de Will Smith, pero también es algo que todos buscamos y que no siempre logramos. ¿Le interesa ser Feliz?

En los últimos seis años, la ciencia ha conseguido medir, detectar e incluso encontrar qué es necesario para conseguir la Felicidad. ¿Le interesa saberlo?

En el año 2007, la Universidad de Wisconsin sometió a cientos de voluntarios a una prueba que consistía en medir la Felicidad a través de resonancias magnéticas y 256 sensores para detectar su nivel de estrés, irritabilidad, enfado, placer, satisfacción y así con decenas de sensaciones diferentes. En la prueba se determinó que las medidas oscilaban entre los 0.3 (muy infeliz) y los -0.3 (muy feliz). Todo esto iba muy bien hasta que se registró una medición de -0.45 en uno de los participantes.

Le presento a Matthieu Ricard, monje budista, francés y asesor personal del Dalai Lama. Cuando le preguntaron en qué pensaba, qué estaba haciendo para dar esos grados de felicidad, él dijo “compasión” (término que significa: el entendimiento del estado emocional de otro combinado con un deseo de aliviar o reducir su sufrimiento y todo ser vivo merece esta piedad cuidadosa. Por simplificar, pensar y amar a los demás).

Al preguntarle a Matthieu Ricard  como podía llegar a esos grados de felicidad, él lo explica en la capacidad de los religiosos de explotar esa «plasticidad cerebral» para alejar los pensamientos negativos y concentrarse sólo en los positivos. La idea que subyace tras ese concepto es que la felicidad es algo que se puede aprender, desarrollar, entrenar, mantener en forma y, lo que parece más improbable, alcanzar definitivamente y sin condiciones.

Le proponemos que aprenda, desarrolle, entrene, mantenga en forma y alcance definitivamente la felicidad. ¿LE INTERESA?

Lo primero que hay que hacer no es raparse el pelo, ni ponerse una túnica naranja, ni irse a vivir al Tibet,  lo primero y  más importante es que Vd quiera ser Feliz, con ese primer paso ya tiene mucho ganado.

Neurociencia, Mindfulness e Inteligencia Emocional. Esos son los pilares de trabajo para conseguir la Felicidad.

Neurociencia. Matthieu Ricard habla de “Plasticidad Cerebral”,  podíamos definir como la adaptación que experimenta el sistema nervioso ante cambios en su medio externo e interno.  Es decir, nuestro cerebro se adapta a los cambios que le vamos proponiendo, llegando a crear relaciones duraderas a cambios continuados en el tiempo. Esto se entiende mejor con un ejemplo. La primera  vez que Vd. se sentó en el asiento del conductor de un coche y le dijeron, esto es el volante, el freno, el embrague, el acelerador, el cambio de marchas, los intermitentes, los….¿y yo tengo que manejar todo esto a la vez y además, mirar los semáforos, los peatones, las señales,….? ESTO ES IMPOSIBLE. Bueno parece ser que no es tan imposible. Nuestro cerebro va creando conexiones de tal manera que, lo que al principio parecía imposible, acaba siendo un acto reflejo del que ni siquiera es consciente la mayoría de las veces. Eso es la Plasticidad Cerebral: podemos “enseñar” a nuestro cerebro a crear conexiones, de tal manera que lo que ahora nos parece imposible en unos días será algo normal y asumido.

21 días y un poco de paciencia, perseverancia y esfuerzo,  es lo que necesitamos para crear esas conexiones.

Mindfulness. La calidad de nuestra atención, determina la calidad de nuestros resultados. ¿Qué tal está su nivel de atención? Vamos a hacer una prueba, cierre los ojos, relájese un poco y cuente despacio hasta diez.

¿Cuántas veces su mente se ha distraído? Nuestra atención se suele disipar con muchísima facilidad, sabemos que hemos contado de uno a diez debido a que hemos puesto un resorte que nos avise al llegar a diez, pero ¿realmente hemos sido conscientes de todos los números?

Nuestro nivel de atención suele ser bajo debido a muchos factores, tanto internos como externos. Si no somos capaces de mantener ese nivel de atención, perderemos información muy necesaria a la hora de tomar decisiones y gran parte de nuestra infelicidad, es debida a malas decisiones.

Inteligencia Emocional, como decía Aristóteles, “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”.

Goleman, psicólogo estadounidense, profesor en Harvard y autor entre otros del best seller “Inteligencia Emocional”, define la Inteligencia Emocional como la habilidad para comprender emociones y equilibrarlas, de tal manera que podamos utilizarlas para guiar nuestra conducta y nuestros procesos de pensamiento, con el objetivo de obtener mejores resultados.

El desarrollo de la inteligencia emocional genera habilidades internas de autoconocimiento, como la conciencia propia, la motivación y la gestión emocional; y habilidades externas, como la empatía y la destreza social, que engloba aptitudes relacionadas con la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal.

Queda patente que si queremos ser felices, debemos de tener en cuenta y aplicar los avances de la Neurociencia en nuestro beneficio, debemos mejorar nuestra atención en el quehacer diario y desarrollar nuestra Inteligencia Emocional.

“La felicidad es la armoniosa aceptación de tres grandes necesidades: el bienestar personal, la sensación de progreso y la vinculación social”.

Bienvenido a T2U. En busca de su Felicidad.

Comentarios